Publicada el 30 de octubre de 2016 | Comments

Un rompecabezas con las piezas mal puestas

Cuando todo parecía estar bajo control, River se dejó empatar por Arsenal luego de ir 2-0 arriba en el marcador. A continuación, las claves de la inédita igualdad en Sarandí.

Ante todo, la expulsión: El Millonario se encontraba en una situación muy favorable y parecía que los tres puntos vendrían para Nuñez tras el golazo de Martínez. Segundos después, todo cambió: Gonzalo Montiel vio la tarjeta roja -posiblemente mal expulsado, puesto que fue por doble amarilla y la segunda no termina de convencer- cuando aún restaban más de 40 minutos de partido y fue su ausencia, sin dudas, lo que le cambió la cara al partido.

Un desorden producido por la cantidad de cambios: Y no sólo de jugadores, de posiciones también. El partido lo arrancó jugando Arzura (primero como titular en toda la temporada); Montiel de segundo zaguero (también primeros minutos); Mina jugando de 2 (primera vez desde que viste la camiseta del Más Grande); y con las lesiones de Martínez y Casco, terminó jugando Moreira como lateral por la izquierda, Mayada de 4 y Driussi volanteando junto a Mora. Un rompecabezas con todas las piezas mal puestas.

Desatenciones puntuales: Más allá del desmadre que terminó siendo River debido a las cuestiones ya comentadas en los párrafos anteriores, el equipo no se supo defender en el corto lapso de tiempo en el que fue atacado intensamente por Arsenal. Unos pocos minutos le bastaron a los de Sarandí para concretar las dos anotaciones que le quitaron la ilusión a los dirigidos por Gallardo de sumarse al tren de arriba en la tabla.

 

(Visited 51 times, 1 visits today)


Autor

Hincha enfermo de River. Estudiante de Comunicación Social (@matiassib)



Back to Top ↑






























Instagram