Publicada el 27 de noviembre de 2016 | Comments

Un nuevo aniversario de una noche inolvidable

Un día como hoy, pero hace dos años, River se impuso ante Boca por 1-0 y se clasificó a la final de la Copa Sudamericana 2014. Barovero se transformó en héroe y Pisculichi sentenció el partido.

Ya pasaron 760 días desde aquella histórica semifinal, pero no por eso el recuerdo es menos latente. Será porque El Más Grande tuvo que esperar 10 años para tener revancha de aquel mano a mano por la Copa Libertadores 2004, donde Boca dejó en el camino al Millo tras imponerse en la tanda de penales.

Es imposible recordar el partido y que no se te venga automáticamente a la cabeza Barovero. Si, ese flaquito de buzo verde que bien supo vestir el manto sagrado. Sólo 15 segundos del encuentro fueron suficientes para que el árbitro Germán Delfino sancione penal por la falta de Ariel Rojas. Si Gigliotti convertía, River estaba obligado a marcar dos goles ya que el duelo de ida había finalizado en un empate sin goles.

Durante tres minutos, El Monumental entero se quedó expectante. En la cancha los jugadores de River le protestaban al árbitro y sumaban amarillas. Por otro lado, en algún lugar de la tribuna, alguien le apuntaba a Gigliotti con un puntero laser y hacía que se demore aún más la ejecución. Cuando se tranquilizó la situación en el campo de juego el árbitro dio la orden y el Puma comenzó con la carrera hacia la pelota. Trapito acertó, se tiró hacia su izquierda y con la mano derecha se quedó con las ilusiones de todos los hinchas bosteros. En el estadio se gritó como un gol, y vaya si lo fue. PARAPAM PARAPAM

El otro héroe de la noche fue Leonardo Pisculichi, quien a los 15 minutos de la primera parte conectó con su zurda un centro-arco de Leonel Vangioni y dejó parado a Orión. “Que viva el fútbol Pisculichi”, inmortalizó De Paoli.

Al partido le restaron 75 minutos, pero tranquilamente pudo haber terminado en ese momento. Boca no encontró en ningún momento el rumbo y River defendió el resultado, una parte con buen juego y otra garra.

Terminó el encuentro y la gente del Millo deliró. Este equipo inolvidable se clasificó a la final de la Copa Sudamericana con la oportunidad de volver a sumar una estrella internacional, hazaña que no conseguía desde hace 17 años. El resto es historia sabida…

Por Matías Garcia.

(Visited 109 times, 1 visits today)


Autor

Periodismo deportivo en UNLP. 19 años.



Back to Top ↑






























Instagram