Publicada el 19 de Mayo de 2017 | Comments

Las claves para abrochar la punta

River volvió a conseguir una victoria en condición de visitante en la presente Copa Libertadores. Esta vez fue en Arequipa y ante Melgar por 3-2. En El País Menos Algunos repasamos las claves del triunfo que le permitió al Millonario quedarse con el primer puesto del Grupo 3.

Pegar de entrada y por duplicado: Con mayoría de suplentes, River salió de entrada a jugar un partido concentrado y con la clara premisa de poder aprovechar las chances que se le presentasen. Y así fue: corrían solo 20 minutos del primer tiempo y ya se imponía por 2-0 aún sin ser tener control abrumador en el desarrollo del encuentro. Apoyándose la solidez de su línea de cuatro defensores y aprovechando una escalada de Mayada y la contundencia de Alario. En las dos primeras aproximaciones, el uruguayo y el Pipa no perdonaron y pusieron a River dos goles por encima de su rival. Esta ventaja le permitió al Millonario controlar el trámite durante todo el primer tiempo.

El rival sólo estuvo en partido por errores propios: Parecía casi impensado que Melgar pueda empatar un partido que los de Gallardo ya habían inclinado a su favor. Pero a veces en el fútbol las desatenciones se pagan caras. Y River las volvió a tener. Primero fue un desajuste en la marca de Moreira y después una infantilidad entre Mayada y Lollo las que le permitieron al local empatar un encuentro que ni por asomo se consideraba que podría igualar. Ni en el juego ni en el marcador.

Actuación dispar de los suplentes: Se sabía que Arequipa sería una parada para que aquellos futbolistas que no cuentan con la posibilidad de ser titulares habitualmente puedan mostrarse como potenciales recambios del once titular de cara al futuro. Y no todos lograron aprobar. Mina, Arzura y Auzqui lograron redondear una aceptable actuación, aunque el ex-Estudiantes tuvo otra vez en sus pies la chance de liquidar el partido pero no estuvo fino en la definición. El ecuatoriano volvió a ser una fiera de arriba, pero se lo notó poco dúctil para ser salida limpia. Por su parte, Luciano Lollo y Tomás Andrade alternaron buenas y malas. El defensor se mostró impreciso en las salidas y algo permeable a la hora del retroceso, además de ser partícipe del error que le dio el empate a Melgar. Por su parte, el juvenil mostró algo de arrebato y voluntad para pedirlas todas, pero no siempre terminó decidiendo bien. Otro que sigue desaprovechando oportunidades es Nicolás Domingo, a quien se lo volvió a ver con dificultades en la recuperación y la distribución de la pelota.

La mano de Gallardo en los cambios: Parece reiterativo, a veces casi una rutina, pero no deja llamar la atención ni tampoco debe dejar de ser elogiado: cada vez que Marcelo Gallardo mete mano con alguna sustitución, los propios protagonistas son los que le dan la razón. Esta noche, cuando el conjunto peruano llegó al empate, el Muñeco mandó a la cancha a Pity Martínez y Nacho Fernandez. Y fueron justamente el 10 y el ex- Gimnasia los que, en conjunto con Mayada, armaron la jugada que le dio a River el 3-2 definitivo.  

(Visited 73 times, 1 visits today)


Autor

Estudiante de Comunicación Social y Periodismo Deportivo. Orgulloso de tener una banda roja que me cruza el alma (@WhLucasE)



Back to Top ↑






























Instagram