Publicada el 16 de abril de 2017 | Comments

La diferencia de jerarquía se sintió en Victoria

River aprovechó la efectividad de sus delanteros para romper el cero ante Tigre y descansó con la pelota en sus volantes

El equipo de Gallardo supo resolver un partido que comenzaba a complicarse. Frente a un tibio conjunto anfitrión, el Millonario aprovechó la ingenuidad de los defensores auriazules para encontrar el gol tras un intrascendente saque lateral. Post apertura del marcador, realizó los cambios indicados en el mediocampo para defenderse con la posesión del balón y tuvo la respuesta de su arquero cuando más lo precisó.

Flojo partido en el José Dellagiovanna. La Banda no estuvo fina como en sus últimos encuentros y sintió la ausencia de su capitán Leonardo Ponzio, más allá del nombre propio, por el penoso rendimiento de su reemplazante. El resto del equipo fue el mismo que venía de conseguir los tres triunfos anteriores, con una defensa que sigue mostrándose endeble, pero fue salvada por Batalla y un par de errores arbitrales.

Ariel Rojas, Nacho Fernández y Pity Martínez, los tres zurdos encargados de la creación, no tuvieron su mejor tarde-noche en la faceta ofensiva. Si bien completaron una tarea prolija en la distribución, la pelota llegó poco a los de arriba, que también denotaron un evidente cansancio producto de la seguidilla de partidos, lo que no les permitió mostrar la movilidad habitual.

Pese a las dificultades, el Más Grande volvió a sacar un duro cotejo adelante. Aprovechándose de la inferioridad del rival, a Driussi y Alario sólo les bastó con ir a molestar a los marcadores locales para crearse una de las pocas situaciones de gol, resuelta por el primero con la eficacia que lo caracteriza. 

Una vez conseguida la ventaja, todo se hizo cuesta arriba para los de Facundo Sava y la clave estuvo en las modificaciones del Muñeco: Iván Rossi entró para brindar equilibrio en la mitad de la cancha y recuperó numerosas pelotas; Exequiel Palacios, en pleno crecimiento, mostró una vez más sus dotes de calidad y asistió para el segundo tanto; éste, convertido por Rodrigo Mora, el otro ingresante que rompió el arco para estampar el 2-0 y rendondeó otro muy buen desempeño.

Con un XI acomodado, que aunque tiene vaivenes normales en el rendimiento, sabe con claridad a lo que juega, los que llegan desde el banco se acoplan de la mejor manera y eso es una gran noticia al pensar en la doble competencia que enfrenta el club. La base está y River volvió a tirar encima todo su peso específico contra el contrincante, consciente que cuando no está del todo conciso; la categoría, el carácter y la inteligencia de sus jugadores se vuelven factores determinantes.

(Visited 25 times, 1 visits today)


Autor

Lic. en Comunicación Social - UNLP. Labruna, el Beto y Gallardo. @ChomickiJoaquin en Twitter.



Back to Top ↑






























Instagram